?

Log in

No account? Create an account
Colombia: X Convención Nacional

29 de mayo al 2 de junio del 2014

197858_208596282500217_208589909167521_822676_1600403_n

Se inician los preparativos para la celebración de la X Convención Nacional de Alcohólicos Anónimos, cuyo lema será «Un solo objetivo,un solo mensaje»; desde ahora el comité organizador prepara todos los detalles para hacer de este evento algo inolvidable.

190454_208596219166890_208589909167521_822675_5472891_n

En esta ocasión celebraremos tres efemérides muy significativas: 75 años del libro Alcohólicos Anónimos o Libro Grande; 79 años de AA en el mundo y 50 años de los servicios generales en Colombia.

196871_208596522500193_208589909167521_822679_142077_n

Las convenciones nacionales se celebran cada cinco años en ciudades capitales de nuestro país. En ellas se dan cita miles de alcohólicos anónimos de todas las regiones de Colombia, de países vecinos, incluso llegan visitantes de otras latitudes, aun de países que no hablan nuestro idioma; no obstante nos comunicamos con ellos por medio del lenguaje del corazón.

200665_208596189166893_208589909167521_822674_1559922_n

Fue un acierto haber escogido a Bogotá como sede para la celebración de este evento. Bogotá es un destino turístico, reconocido internacionalmente; es la gran anfitriona nacional.

Mayor información en: http://www.cnaa.org.co

Descarga la presentación en PowerPoint en:
https://docs.google.com/file/d/0B91wxSzHFsmpVmlwSlQyc3pDUWM/edit?usp=drive_web


The AA Fellowship in Piatra Neamte and the Romanian GSO are pleased to invite you to the Aniversary AA Conference which will be held in Piatra Neamt on May 23-25 2014, celebrating 20 years since the AA group was founded.

The meetings will be held at  Grand Hotel Ceahlaul.

The costs will be around  25Euro/day – accomodation and meals + 3euro attending fee.

The reservations should be done untill March 30th 2012 at contact@aamoldova.ro.

For the guests outside Romania will be provided translation in english and transport from the internatinal airport or from the train station.

The Al-Anon Fellowship will have paralel meetings.

Thank you and looking forward to meet you all,
Organizers
por
Jesús César P. — Perú
Saludos, mis queridos hermanos del mundo. Mi nombre es César, soy alcohólico y vengo del Perú. Me siento muy bendecido, honrado y agradecido por esta generosa invitación para compartir con ustedes el tema «Nuestros Doce Conceptos: herramientas de comunicación» en esta 22.a Reunión de Servicio Mundial.
Los Doce Conceptos para el Servicio Mundial son la interpretación que Bill W. hizo de la estructura de servicio mundial de AA, y fue el fruto de dos décadas de experiencia. En ella, Bill W. nos explica el «por qué» de nuestra estructura de servicio, previniendo que la experiencia invaluable del pasado, y las lecciones de éste, no se puedan perder ni olvidar nunca.
Los Doce Conceptos: Un proceso de comunicación interna
El Manual de Servicios, en lo referente a la comunicación en toda la estructura, señala:
«Para mantener equilibradas la autoridad y responsabilidad fundamentales por un lado y las operaciones diarias de los servicios mundiales por el otro, es necesario mantener una comunicación constante entre todos los elementos de la estructura.»
Luego de más de medio siglo de que el mensaje llegara a nuestro país, y mediante la adecuación de nuestro Manual de Servicios al de EE. UU. y Canadá, que culminó en el 2009, estamos tratando de habilitar la comunicación a través de la estructura como una vía de dos sentidos. Este proceso de comunicación se inicia en el grupo a través del RSG, que se relaciona con sus similares a nivel de distrito y de área. En mi país, los grupos están comenzando a conformar los primeros distritos en base a una demarcación geográfica sencilla. Los RSG eligen a los miembros de comité de distrito (MCD), quienes forman parte del comité de área. En la asamblea de área se elige al delegado, para representar al área en la reunión anual de la Conferencia. Los asuntos de importancia para la Comunidad son tratados por los comités permanentes —otra entidad de servicio que recién está ejerciendo sus funciones con efectividad—, luego de recibir el informe del trabajo realizado por los custodios. Estos asuntos luego son presentados, en forma de recomendaciones, ante el pleno de la Conferencia. Allí, todos los miembros de la Conferencia discuten las recomendaciones antes de someterlas a votación. Las recomendaciones que se aprueban por voto se convierten en las acciones recomendables de la Conferencia. Después de ella, los delegados vuelven al área, y allí, por conducto de los MCD y los RSG de los grupos, informan sobre lo acontecido en la Conferencia. Las recomendaciones son dirigidas a los comités pertinentes de los custodios, a la OSG o a la Revista Nacional, para su ejecución durante todo el año hasta la próxima anual.
En el Perú acabamos de realizar la 22.a Conferencia de Servicios Generales y estamos en un momento importante para la consolidación de una estructura adecuada, pues en esta última Conferencia se recomendó la modificación de nuestros estatutos y la constitución legal de las entidades corporativas (la Oficina de Servicios Generales y la Revista Nacional).
La modificación de nuestros estatutos es necesaria, porque nuestro anterior Manual de Servicios había colocado a la Conferencia en una posición de autoridad legal sobre la Junta. Esto conlleva una tarea de comunicación constante, para que la membresía comprenda el espíritu de nuestro Concepto VII.
Estas reformas evitarán, para las generaciones posteriores, la peligrosa concentración en una sola entidad de todo el dinero y el poder, con el perjuicio y el poco o nulo desarrollo que ello implica.
Nuestros Doce Conceptos: herramientas de comunicación
La experiencia nos ha enseñado que, con una estructura bien definida, como la que propusimos en el 2009, es posible entender y aplicar de una manera sencilla y didáctica los Conceptos, ya que por muchos años los conocíamos solamente de forma teórica. Era imposible ponerlos en práctica por las serias contradicciones que tenía nuestro Manual de Servicios anterior.
Es imperioso alcanzar una comunicación adecuada para no generar conflictos y malentendidos. La dolorosa experiencia nos ha enseñado que casi todos los problemas que se nos presentan al prestar nuestro servicio activo se deben a la poca o deficiente comunicación, y que éstos se resuelven fácilmente con una nítida y efectiva comunicación y reconociendo el derecho de decisión tradicional para una dirección eficaz, el derecho de participación para una representación pertinente y el derecho de apelación para escuchar la opinión de las minorías y proceder a la rectificación de agravios.
Estamos aprendiendo que en los Doce Conceptos para el Servicio Mundial puede apreciarse la responsabilidad y autoridad de los grupos a través de la Conferencia de Servicios, convertida en la voz activa y la conciencia efectiva de AA. La Conferencia reconoce que la Junta de Servicios Generales tiene la iniciativa y responsabilidad sobre los asuntos de AA en sus tareas de planificación y administración de los asuntos de política y finanzas y en el cuidado de los intereses y supervisión administrativa de las entidades corporativas. La forma en que la Junta ejerce esta responsabilidad es a través de la elección de los directores de las entidades corporativas, y buscando un equilibrio armonioso entre la Carta Constitutiva y los estatutos como instrumentos legales, por un lado, y la Carta de la Conferencia como fuerza de la tradición, ostentada por la membresía en su totalidad, por el otro.
Por tanto, la mejora de las comunicaciones a través de nuestra estructura constituye una tarea permanente, que todo servidor debe buscar en cada una de sus actividades de servicio.
Los Doce Conceptos en la comunicación externa
Dicen los Conceptos que el trabajo de comunicaciones públicas «no es un trabajo para aficionados». Se requiere experiencia técnica, diplomacia y criterio para asumir riesgos, así como la capacidad de encontrar soluciones intermedias sabias que estén de acuerdo con las Tradiciones.
En la estructura del Perú, estamos dando nuestros primeros pasos en este aspecto: tenemos un primer convenio con el Ministerio de Salud, con una vigencia de tres años, mediante el cual se nos permite llevar el mensaje ante los profesionales de la salud, personal institucional y los pacientes de las salas de espera. Para ello hacemos uso de nuestros cuadernos de trabajo de IP, CCP e IT aprobados por la Conferencia. Sin embargo, somos conscientes de que aún tenemos muchas limitaciones, que esperamos superar a medida que seamos persistentes en la práctica de los Tres Legados.
La fuerza que nos impulsa es sabernos liberados del alcoholismo y que el mundo nos da nuevamente la bienvenida. Ahora tenemos claro el objetivo de la sobriedad y buscamos las promesas de AA con una mayor integridad en todos nuestros asuntos, con la felicidad de sabernos útiles y libres.
Es esa la libertad con la que concluye Bill W. el Duodécimo Concepto, que dice:
«La libertad bajo Dios para crecer a su imagen y semejanza siempre será la meta de Alcohólicos Anónimos. Ojalá nuestra Conferencia de Servicios Generales sea considerada siempre como el símbolo principal de esta apreciada libertad.
»Todos nosotros, los aa. aa., creemos que nuestra libertad de servir es realmente la libertad por la cual vivimos —la libertad en la cual tenemos nuestra existencia.»
por
Sheila D. — Gran Bretaña
Mi nombre es Sheila y soy una alcohólica, y delegada de servicio mundial de segundo término por AA Gran Bretaña. Gracias por invitarme a presentar este tema.
Ya que sería difícil cubrir los principios espirituales de los Doce Conceptos en el tiempo permitido, me he concentrado principalmente en el Concepto XII, pues éste encapsula los principios espirituales y los primeros once Conceptos. Este Concepto consiste del Artículo 12 de la Carta de la Conferencia y sus Garantías, pero puede relacionarse con todas las áreas de servicio. No presumo educar o pontificar, pues los ensayos de Bill están disponibles en toda la Comunidad y, como la Comunidad misma, se pueden aprender mediante la experiencia. Mi presentación se fundamenta en mi propia experiencia y comprensión.
En mayo del 2011, un compañero miembro de AA y yo tuvimos el privilegio de ser observadores en la Conferencia de EE. UU. y Canadá en Nueva York. Experimentamos las Tradiciones y Conceptos de AA viviendo y funcionando ahí. Experimentamos los principios espirituales de las Garantías del Artículo 12 en acción: los delegados utilizaban su derecho de participación; discusiones y debates, algunos de ellos extensos; la opinión efectiva de la minoría, la votación, prudencia, todo conforme el espíritu de la Comunidad. No, no todo fue dulzura y luz, fue saludable y se encontró la solución. Me impresionó su inclusividad y democracia.
Nuestra Conferencia en Gran Bretaña está estructurada con algunas diferencias, que corresponden a nuestra dimensión y cultura; tampoco es siempre luz y dulzura, pero alcanza sus resoluciones en adherencia a las Tradiciones y Conceptos. Las conferencias son distintas entre sí, pero funcionan bien dentro de sus propias estructuras de servicio, utilizando principios espirituales.
También tuve el privilegio de asistir a la Sub-Sahara Africa Service Meeting en el 2011. Siendo una reunión relativamente nueva, con algunos delegados con cortos periodos de sobriedad, la SSASM se reunió en el espíritu de la Comunidad, participando todos los delegados y compartiendo sus experiencias. A pesar de las dificultades en sus propios países, estaban más que ansiosos de compartir sus experiencias y, por motivos de prudencia, dispuestos a buscar en todo momento lograr que la reunión llegue a mantenerse a sí misma.
A veces se nos pone a prueba de maneras inesperadas, no sólo por la Comunidad sino por el mundo externo también. La experiencia reciente de la Junta de Servicios Generales muestra que AA y sus Tradiciones podrían ser potencialmente comprometidas por personas ajenas, quienes no están familiarizadas con nuestros principios. Esto me demostró que podríamos ser llevados a un incidente de controversia pública. Luego de discutir y reflexionar, la respuesta fue de reiterar nuestra Tradición de no afiliación.
Bill W. declaró: «Nuestra experiencia nos ha mostrado que aunque parezca providencial, AA se ha vuelto exenta de la necesidad de sostener polémicas con otros, no importa cuál sea la provocación que se nos haya hecho». La decisión que se tomó, mediante la inclusividad y alineada con los principios espirituales, fue justa y libre.
Actualmente, mediante la experiencia, continúo aprendiendo acerca del uso de los Conceptos, que éstos son el por qué nuestra estructura de servicio es como es. Hasta que fui capaz de relacionarlos con la totalidad de la estructura de servicio, con mi grupo base, el intergrupo, las asambleas regionales, la Conferencia, y ahora con la Junta de Servicios Generales y, no por último, con mi propio comportamiento, las palabras en la página me eran confusas. ¿Por qué, si se me olvidaba llevar la leche a mi grupo, nadie se quejaba, o si no me aparecía en una reunión en una prisión, porque no estaba en mi agenda, nadie decía nada en absoluto? Y cuando descubría mi equivocación y me disculpaba, mis compañeros decían que todo estaba bien y que me querían. No había un comportamiento punitivo. De estos ejemplos aprendí a esforzarme más y a ser comprensiva con los defectos de los demás.
Bill W. nos dice que durante los primeros tiempos lo invitaron a hablar en una reunión de AA, pidiéndole que no compartiera acerca de las Tradiciones: los miembros de AA solamente querían escuchar acerca de historias de la bebida y de recuperación. Sea por temor o por falta de comprensión, lo mismo ocurre hasta cierto grado el día de hoy. Muchos ojos se ponen vidriosos con la sola mención de las Tradiciones. ¡Cuánto más difícil se vuelve en relación con los Doce Conceptos! Hubo un tiempo en que compartir acerca de una Tradición específica era un asunto de miedo para mí, hasta que las Tradiciones se hicieron relevantes para mi recuperación. Llegó entonces el tiempo en que se me solicitó compartir sobre un Concepto, un tiempo en que quizá había utilizado los Conceptos en mi recuperación más de lo que me daba cuenta. ¿Por qué era entonces tan atemorizante? Únicamente puedo, como dije al inicio de mi presentación, compartir mi experiencia tal como es significativa para mí. Hoy me han dado ustedes la oportunidad de ampliar mi comprensión y se los agradezco.
Localmente solamente estoy enterada de un único grupo —aunque podría haber otros en alguna parte— que incluye compartimientos sobre los Conceptos en su programación. Los principios espirituales de los servicios de AA son hermosos recordatorios de que se me garantiza la libertad para transmitir el mensaje de recuperación al máximo de mi capacidad, que todos nosotros somos miembros de esta Comunidad en tanto digamos que lo somos.
Los dejo con una cita final de Bill W., en la cual él se refiere a las Doce Tradiciones. Creo el día de hoy que podríamos decir lo mismo acerca de los Conceptos:
«Durante un largo tiempo lleno de inquietud, simplemente no sabíamos si íbamos a poder vivir y trabajar juntos y con el mundo alrededor nuestro. ¿Podríamos mantener nuestra unidad a todos los niveles, podríamos funcionar eficazmente para llevar el mensaje de AA? Simplemente no sabíamos.
»Pero poco a poco, logramos liberarnos de los temores suscitados por nuestros dolores de crecimiento. Empezamos a aprender las lecciones de nuestra experiencia. La prudencia genuina reemplazó al ruinoso temor. Y por fin, de nuestra experiencia colectiva de vivir y trabajar juntos, surgieron las Doce Tradiciones de Alcohólicos Anónimos […]»
por
Jan-Ola J. — Suecia
Mi nombre es Jan-Ola y soy un alcohólico de Suecia. Ante todo, he de decir que me dedico profesionalmente a la informática y que he estado trabajando con computadoras durante toda mi carrera profesional. Cuando le digo a la gente que he estado trabajando con computadoras por más de 40 años, a menudo escucho la pregunta: «¿Hace tanto que existen las computadoras?» Lo que ciertamente me hace sentir bastante joven.
Como consecuencia de mi vida profesional, utilizo las computadoras tan poco como sea posible para mi vida personal y privada. O, dicho de otra manera, no confío en las computadoras. Otra cosa que valdría la pena mencionar es en Suecia hubo un programa por parte del gobierno, hace más de diez años, diseñado para hacer que los suecos nos sintiéramos más a gusto con la PC. Ello incluía una reducción de los impuestos si la gente quería comprar su propia PC. El programa tuvo el efecto deseado: el uso de las PC está más difundido en nuestro país que en muchos otros. Y es algo más que una herramienta normal en la vida cotidiana. Cuando me pregunto cuándo fue la última vez que escribí una carta normal y la coloqué en el buzón, me doy cuenta de que probablemente fue hace más de diez años.
Cuando recibí la amable invitación para hacer una presentación sobre este tema, he de admitir que, aún cuando soy un usuario profesional y experimentado de las PC, no tenía la experiencia personal en lo absoluto. Así que tuve que buscar compañeros con auténtica experiencia práctica. Y quedé atónito al ver cuánta gente está utilizando sus PC para este propósito.
Todo comenzó en Suecia en el año 1995 con el primer grupo en línea —eso fue hace 17 años, y significa que hay una historia bastante larga detrás del uso de las PC para este propósito en Suecia.
Puesto que nuestro país tiene una larga extensión de sur a norte, es un problema enorme para la zona norte asistir a una reunión presencial. Algunas veces la distancia entre grupos «vecinos» llega a ser de casi 500 km. En estas circunstancias, las PC fueron como un regalo del cielo. Me parece que el problema es similar en el norte de Alaska. La desventaja era fácil de aceptar, en comparación con las ventajas. El tema de los grupos en línea se discutió hace cuatro años. No ampliaré el asunto, excepto para mencionar que es una parte aceptada de AA en Suecia.
Puesto que otras redes sociales como Facebook y Twitter hicieron su aparición apenas unos cinco o siete años atrás, estos sitios interactivos fueron considerados como una mera extensión de AA en el Internet. Pero las redes sociales han incrementado la utilización de las PC incluso más de lo que los grupos en línea hicieron, como una herramienta aceptada en la vida cotidiana.
La ventaja más evidente es muy clara: no hay límite geográfico alguno. Un miembro de AA me dijo que él se mantenía en contacto regular con una persona que trabajaba como científico en la Antártida. El grupo más cercano al científico se hallaba en Nueva Zelandia. Seguro que es emocionante el que dos personas en partes diferentes del globo se estén ayudando una a otra a permanecer sobrias.
Una desventaja, desde luego, es que algunas personas pasen todo su tiempo en su dirección de correo electrónico. Puesto que es muy fácil obtener una dirección de Hotmail para su utilización en este propósito, el problema se supera fácilmente si existe un deseo de ser totalmente anónimo.
Otra ventaja consiste en que es más fácil lograr que un recién llegado «se abra», pues el escudo que tienes entre ti y la persona a quien te diriges es muy real. Por otro lado, pierdes una parte muy importante de la conversación: el lenguaje corporal. Hablé con la persona que inició el primer grupo en línea de AA y él estimaba que entre 300 y 500 personas que asisten actualmente a reuniones normales tuvieron su primer contacto con AA gracias al Internet.
El hecho de que no puedas estar totalmente seguro de que la persona con quien estás hablando esté sobria o no es por supuesto una desventaja, y también el que en la conversación pueda haber —no a menudo, pero algunas veces— una rudeza que jamás verías cuando la gente se sienta frente a frente. Desde luego esto es resultado del sentimiento de que se es más anónimo de lo que de ya eres cuando te sientas detrás de un monitor y un teclado.
La disponibilidad de 24 x 7 también es importante entre los usuarios frecuentes. Algunos se sientan ante sus monitores bien entrada la noche, en tanto que otros encienden sus PC temprano por la mañana.
He de mencionar que no hablado con nadie que esté utilizando exclusivamente el Internet. Todos con los que he hablado lo usan como un complemento a las reuniones normales. Todos los usuarios con quienes he platicado estaban muy entusiasmados con las diferentes formas en que hacen uso del Internet para servir a AA.
En conclusión, quisiera decir que la gente mayor —como yo mismo— que fundó AA a la manera antigua, no deberíamos sentir recelo ante el nuevo estilo de vida. No podemos, y no debemos, intentar obstruir o ser negativos acerca de todo lo nuevo que se encuentra en fila de espera. El mundo está cambiando incluso más rápidamente, y trataremos de integrar en AA los cambios que nos sean familiares.
por
Donald M. — EE. UU. y Canadá
Mi nombre es Don M. Soy un alcohólico, y logré mi sobriedad el 8 de agosto de 1994. Mi grupo base es el «Responsibility Group», en Metairie, Luisiana. Sirvo como custodio general de EE. UU. en la estructura de servicio de EE. UU. y Canadá. El tema que se me solicitó presentar me es muy próximo y querido: «Cuestiones legales y éticas de los jóvenes en las reuniones de AA». Además de ser por formación un abogado, he sido bendecido para servir a mi comunidad legal en el área de conformidad ética. Mi esperanza es ofrecer esta presentación basada principalmente en mi experiencia en AA en los EE. UU., juntamente con mis observaciones de algunos aspectos y desafíos que enfrentamos actualmente y, quizá, enfrentaremos en el porvenir.
Una discusión del tema debe incluir varias áreas de interés. Éstas serían:
- ¿A qué nos referimos con «joven» y «seguro»?
- La seguridad del joven.
- Respeto hacia los principios de AA, sin importar la edad y experiencia de los miembros del grupo.
- El papel de la estructura de servicio para facilitar un entorno seguro y fundamentado sobre principios en los grupos.
Comenzando por el primer punto: ¿«Joven» se refiere a la edad cronológica, a la madurez o al tiempo de sobriedad? Yo considero que joven significa: ya sea joven en años, inmaduro o relativamente nuevo en la sobriedad. Cuando yo era joven —en alguna de estas formas—, mis acciones y sentimientos eran a menudo extremos e inconsistentes. El deseo desesperado de entrar en contacto con otro ser humano —alguien en quien pudiera confiar— era una necesidad profunda y persistente. La juventud y la falta de experiencia a menudo traen consigo, junto con el temor y los comportamientos dirigidos por el ego, cualidades positivas, tales como la esperanza, el optimismo, el entusiasmo y la energía.
La seguridad física, no obstante, no es el único aspecto de la seguridad. En un sentido más amplio, AA tiene que proporcionar un lugar seguro para que cualquiera, dondequiera, pueda recuperarse del alcoholismo. Además de la seguridad física, AA debe proporcionar un ambiente seguro 1) en crecimiento, 2) en lo emocional y 3) en lo espiritual, en el que se practique la totalidad de nuestros legados.
La mayor parte de las áreas cuenta con la presencia de cierta entidad de AA «Young People’s AA», a menudo conocida por el acrónimo YPAA, que significa «Young People in Alcoholics Anonymous». El entusiasmo general con que abrazan nuestra Comunidad y su deseo de aprender y practicar nuestros principios son inspiradores. Ellos son nuestra continuación y futuro
Entre los principios que protegen y aseguran nuestra continuidad se encuentran las amplias libertades que nuestras Tradiciones y Garantías sugieren. Éstas son el firme cimiento que nos sostiene y el suelo fértil del que emerge la seguridad del miembro. La falta de requisitos para los miembros, más allá del deseo de no beber; la libertad de elegir su propio concepto de un poder superior, deidad u otro; y la falta de autoridad investida en cualquier persona, o grupo de personas que no sea el grupo como un todo, fueron importantes para mí cuando llegué por primera vez a AA.
Tengo dos hijas: una de 22 años y una de 2 años. Si cualesquiera de mis niñas, o cualesquiera de las de ustedes, tocara fondo, como lo hice yo en agosto de 1994, tengo fe en que lo que estamos haciendo el día de hoy tendrá algún impacto para asegurar que AA exista para entonces. Y si cualesquiera de nuestros hijos, o los hijos de nuestros hijos, necesitara de AA, oro por que encuentren un entorno fundamentado en principios, seguro, para recuperarse del alcoholismo. Sin embargo, el mundo no es necesariamente un lugar seguro. Los depredadores, sexuales y de otro tipo, hacen presa de personas jóvenes o vulnerables y han obscurecido el planeta durante toda la historia registrada. Nuestros grupos serían sabios al atacar proactivamente el problema.
Tengo alguna experiencia personal de «Paso Trece», pero tal experiencia no es motivo de orgullo. Teniendo alrededor de un año de sobriedad, me enganché con una atractiva mujer que escasamente tenía quince minutos de sobriedad. Entonces una dama, que era miembro de mi grupo base, me llamó aparte. No tuvo pelos en la lengua. Me explicó que mi amiga y todas las demás mujeres en ese grupo y en todos los grupos de AA le «pertenecían» a ella y a las demás mujeres en AA. Prosiguió y me amenazó con lastimarme físicamente de diferentes maneras, además de presentar un reporte completo ante el grupo, si yo siquiera tocaba o interfería con cualesquiera de sus damas. Entonces, me abrazó… y se fue. Desde entonces ella ha sido mi consejera espiritual; no apadrinaba hombres, pero aceptó servir temporalmente como mi consejera espiritual, lo que ha hecho ya durante más de 17 años.
Esa experiencia me hizo ser muy protector con los recién llegados de ambos sexos y de cualquier orientación sexual. Actualmente hago mía la responsabilidad de ver por que las mujeres jóvenes sean puestas al cuidado de mujeres con una sobriedad duradera, y que los hombres estén al cuidado de hombres sobrios. En caso de llegar a haber una situación de abuso físico, o en que un(a) adulto(a) esté tratando de violar o haya violado a un(a) menor, parte de mi práctica de los principios es alertar del problema a las autoridades correspondientes.
Considerando la pirámide invertida de nuestra estructura, ¿cómo nos ocupamos de la cuestión de la seguridad de los miembros? Como todos sabemos, el fondo de nuestras estructuras de servicio no puede predicarle a la cima. Los alcohólicos son de lo mejor para no aceptar indicaciones, e intentar dárselas resulta contraproducente. Nos falta la autoridad legal y espiritual para decirle a nuestros grupos o miembros lo que tienen que hacer.
Nosotros, los servidores de confianza de AA, debemos esforzarnos en proporcionar el liderazgo como está contemplado en el Concepto IX. Nuestra estructura de servicio es un trasporte efectivo para la comunicación: desde los grupos y distritos hacia abajo, a las áreas, conferencias y juntas, y de ahí hacia arriba, hacia las conferencias, áreas, distritos y grupos. Nuestro liderazgo puede ser más influyente al elevar la cuestión hasta el punto en que los grupos y los miembros estén conscientes de los problemas y preocupaciones. En los EE. UU. y Canadá hemos discutido estos asunto en nuestra Junta, y esas discusiones son ampliamente difundidas hacia arriba de la pirámide. La discusión continúa entre los delegados a la Conferencia y en la Conferencia. De ahí «burbujea» hacia nuestras áreas. Nuestras áreas «burbujean» hacia los distritos. Se han publicado muchos artículos en nuestra AA Grapevine tocando el tema. Es un excelente tema de discusión durante los inventarios de grupo, distrito y área. De todas estas importantes discusiones, los grupos —y a su vez los miembros— obtienen una elevada comprensión de estos asuntos y maneras de enfrentar las preocupaciones.
Al igual que todo lo demás en AA, las soluciones efectivas se encuentran al preciado nivel del apadrinamiento individual. Por citar del maravilloso ensayo de Bill sobre el liderazgo en el Concepto IX:
«Esto es especialmente cierto en el trabajo de Paso Doce — un trabajo al que casi todos nosotros nos dedicamos afanosamente. Todo padrino es necesariamente un líder. Es enorme lo que está en juego: la vida de un ser humano y, a menudo, la felicidad de toda una familia. Lo que el padrino dice y hace, su capacidad para prever las reacciones del posible miembro, la forma en que presenta sus argumentos y su talento para escoger el momento oportuno, su forma de reaccionar ante las críticas, y el ejemplo personal y espiritual que da al principiante para guiarle — estos atributos del liderazgo pueden tener una significación decisiva, y a menudo pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte».
No hay una comunidad, incluyendo a AA, que pueda asegurar absolutamente la seguridad de los individuos bajo cualesquiera circunstancias. No obstante, podemos continuar la discusión y elevar entre nosotros la consciencia sobre este asunto y, como miembros de grupo, hacer nuestro mejor esfuerzo para hacer de AA un entorno seguro y acogedor para encontrar la sobriedad y nuestro modo de vida.
por
John L. — Australia
Quienes hemos tenido la experiencia salvadora y enriquecedora de ser miembros de Alcohólicos Anónimos sabemos cuán precioso regalo se nos da u ofrece a los miembros de nuestra maravillosa Comunidad —el regalo de la sobriedad y un propósito para vivir. Y por supuesto hay muchos alcohólicos, jóvenes y viejos, esparcidos por todo el mundo que todavía no han alcanzado o escuchado el mensaje de esperanza.
La Undécima Tradición se refiere a nuestras relaciones públicas. Sabemos por nuestra propia experiencia que existen muchos caminos que conducen a las puertas de AA, y se hace prominente un principio de atracción confiable y orientador en la forma corta de la Undécima Tradición. Esta es la Tradición que trata de la política de relaciones públicas de AA, y en ella se da el bien conocido énfasis al anonimato personal. Lo que no es muy bien sabido o no se comenta es que la Undécima Tradición, en su forma larga, concluye con la oración: «Nos sentimos mejor dejando que nuestros amigos nos recomienden».
Un amigo así, en los primeros días de AA, fue Jack Alexander. La afluencia de miembros que siguió a su artículo significó un gran impulso para AA en sus inicios y ayudó a atraer a cerca de 6,000 personas que se interesaron por AA. Un ejemplo sorprendente más reciente de algo similar tuvo lugar en la India, del cual estoy seguro que han escuchado o escucharán durante esta 22.a RSM. Volveré sobre este importante concepto de la atracción más adelante en esta presentación, y sobre otras formas en que podríamos utilizar este principio de atracción y de dejar preferentemente que nuestros amigos nos recomienden, específicamente para atraer y mantener a los jóvenes en AA.
Quisiera indicar el punto preliminar —y éste surgió repetidamente durante mis varias discusiones con miembros, jóvenes y viejos, mientras me preparaba para escribir esta presentación— de que en muchos sentidos existe un mensaje de AA universal y de esperanza para toda la humanidad que necesite y desee escucharlo. Y es esencialmente el mismo mensaje, y es aplicable para todos los alcohólicos, sin distinción de edad, trasfondo, raza, género y todas las demás «diferencias» que puedan cegarnos ante la realidad de nuestra humanidad común y, si somos alcohólicos, de nuestro alcoholismo compartido.
Sabemos que la enfermedad del alcoholismo se centra en nuestra mente y que podemos adquirir una multitud de creencias que pueden obstaculizar o interponerse para que escuchemos, veamos y sintamos el mensaje de esperanza de que existe otro camino, una alternativa a la miseria y la esclavitud del alcoholismo activo.
Sí, por supuesto que somos todos única y magníficamente diferentes y, no obstante, tenemos mucho en común, y este hecho de la vida se aplica a todas las edades.
Pero nuestras mentes pueden engañarnos. Y podemos olvidar. ¿Cuán a menudo dijimos, o hemos escuchado a alguien decir: «Yo no podría ser impotente, porque…», o «Mi esposa no es inmanejable, porque…»? Sin mencionar todas las supuestas «razones» por las que el Segundo Paso no era relevante o aplicable en este caso: «¿Quién? ¿Yo? ¿Devolverme la sanidad? ¡Has de estar bromeando!»
Mirando hacia el pasado, puedo ciertamente recordar con profunda y continua gratitud el simple hecho de que nadie estuvo en desacuerdo con nada de lo que yo expresaba creer. La gente compartió sus propias experiencias, fortaleza y esperanza sobre cómo eran, lo que les sucedió y cómo son ahora, y me permitieron llegar a mis propias conclusiones.
La enfermedad también es física, y ello me recuerda el significado e importancia del entorno físico de nuestras reuniones, tal como se relaciona con este principio de atracción para los jóvenes hacia nuestra Comunidad. Se dice que la primera impresión es la que cuenta; significando con ello que si no es favorable, la persona no regresará. Piensen en su propia experiencia con una multitud de cosas tales como restaurantes, suburbios, ciudades, gente, folletos, etcétera. ¿Qué creen o qué les parece? ¿Es críticamente importante la primera impresión?
Sí, sé que en teoría se nos aconseja con firmeza no hacer juicios apresurados o tomar decisiones sobre la base de las primeras impresiones. Pero, ¿refleja eso la experiencia diaria? En este contexto me acuerdo de una cita de Mark Twain: «El gato que se ha sentado sobre una plancha ardiente de estufa no se sienta nuevamente sobre una plancha ardiente de estufa. Pero tampoco se sentará sobre una plancha fría de estufa».
Imaginen, si gustan, un joven que va a su primera reunión de AA y que escucha una opinión «El problema con los jóvenes hoy en día…» —experimentando la plancha ardiente del gato—, y luego pregúntense: Una persona así, joven, ¿volvería a AA en el futuro cercano o en otra ocasión?
O imaginen por un momento el siguiente comentario de un «miembro mayor sobrio»: «Yo he vuelto (el estómago) más de lo que tú has bebido», o «¿Y tú qué vas a saber?» ¿Ayudaría eso para atraerlo?
Desde luego que hay muchos «consejitos» que miembros bien intencionados le ofrecen y que son válidos en su momento, pero la cuestión a considerar es cómo y cuándo se da ese consejo. Desde mi punto de vista, sería de ayuda si nos preguntáramos a nosotros mismos algo así como: «Este consejo, ¿realmente será benéfico o lo estoy expresando para demostrar mi supuesto conocimiento superior y la sabiduría que asumo tener?»
Claro que no puedo hablar por nadie más, pero sé que aún me descubro dando opiniones —como esta— que no siempre van a ser recibidas con el espíritu de ayuda que suponen. El cuidar cómo interactuamos con cada uno es la verdadera esencia de nuestra Primera Tradición, que llanamente dice que nuestra recuperación personal, seamos jóvenes o viejos, depende de la unidad de AA.
Esto nos lleva a la observación de que todas nuestras Doce Tradiciones —y me refiero a practicarlas tal como dice nuestro Duodécimo Paso: «En todos nuestros asuntos»— son relevantes para este asunto de atraer y retener a los jóvenes.
Me vuelvo ahora a la pregunta planteada: «¿Qué estamos haciendo para atraer y retener a los jóvenes?», y brevemente responderé desde dos perspectivas basadas en mi experiencia: a) lo que estamos de hecho haciendo en este sentido, y b) algunas sugerencias y comentarios para considerar varias cosas que podrían quizá mejorar nuestra efectividad en la transmisión del mensaje para atraer y retener a los jóvenes.
Lo básico de AA fue tan atractivo para los miembros jóvenes como para sus miembros más antiguos. Algo que me sorprendió en mis pláticas con los jóvenes fue su énfasis sobre la importancia de reuniones bien coordinadas y estructuradas; la presencia de «sólidos» miembros antiguos, con su compartimiento auténtico de experiencia, fortaleza y esperanza; y la autenticidad con los pies sobre la tierra que algunos miembros sobrios más antiguos exhibían, es decir, su humildad.
En pocas palabras, todo lo que llamaré «lo básico o esencial de AA» fue también altamente estimado por los jóvenes. Los jóvenes dijeron que fue la presencia de estas bases lo que los atrajo e hizo seguir viniendo.
Como dice la forma larga de la Tercera Tradición: «Nuestra Comunidad debe incluir a todos los que sufren del alcoholismo. Por eso, no podemos rechazar a nadie que quiera recuperarse. Ni debe, el ser miembro de AA depender del dinero o de la conformidad». Esto quiere decir que no existe un requerimiento de edad mínima o máxima establecido para AA, y por supuesto que existen muchos ejemplos de gente muy joven que llega a AA buscando ayuda.
Lo específico del apadrinamiento y los aspectos éticos y legales en conexión con los jóvenes en AA son comentados en presentaciones separadas, y no se tratarán aquí.
Presentaré, sin embargo, algunos ejemplo de lo que se está específicamente haciendo a favor de o por los jóvenes en AA en Australia. El deseo de pertenecer es algo con lo que la mayoría de los alcohólicos puede identificarse, especialmente luego de una vida de aislamiento. Esto es, hasta donde sé, cierto también para una persona joven, y en Australia hay algunas reuniones que atienden en particular las necesidades de los jóvenes. Y existe una convención para jóvenes a la que se convoca en varios estados de Australia, sobre una base de rotación anual. La asistencia a estas convenciones de AA para jóvenes es buena y asisten jóvenes y antiguos por igual. Habiendo asistido a algunas de estas convenciones, me siento contento de decir que la declaración de Bill W. en nuestro Libro Grande, de que «no somos un grupo de melancólicos», está ampliamente confirmada.
Nuestro sitio web nacional ha publicado videos cortos que es posible descargar al instante, y que presenta historias de jóvenes llegando y asistiendo a AA. Me parece que todos proceden de EE. UU. y que fueron recientemente realizados. Ya empezamos —aunque aún no hemos terminado— a realizar algunas investigaciones sobre la creación de varios videos, específicamente para los jóvenes en Australia.
En el mes de agosto, el AA Grapevine en línea publicó el nuevo libro electrónico Young & Sober, mismo que contiene muchas historias de experiencias de jóvenes en AA. Puede comprarse y descargarse al instante. Éste es muy bien recibido, y el hecho de que haya historias a las que pueda accederse comprando el libro es una muy buena noticia, tanto para jóvenes como para los viejos. Hay algunas historias inspiradoras y profundamente conmovedoras en este libro. Es una colección de artículos del Grapevine, escritos por miembros jóvenes y viejos, que reflejan las experiencias de AA de su juventud.
Una de las ideas que tuvo lugar entre mis pláticas con los jóvenes, y que incluyo en esta presentación para ser considerada por la Comunidad, es la creación de algún tipo de repositorio, o quizá un sitio web especial donde los jóvenes puedan compartir su experiencia, fortaleza y esperanza, sin revelar ni sus nombres completos ni colocar fotografías, una especie de reunión en línea con historias que se conservarían y estarían así disponibles para los miembros de la Comunidad, como si ellos hubiesen estado presentes en esa reunión.
Esta idea, hasta donde se, no ha sido considerada por ningún cuerpo oficial de AA, y se menciona aquí sencillamente como una idea que pudiera tomar forma en el algún momento futuro. Lo que ha estado rondando en una especie de red social con la cual la Comunidad como un todo puede sentir que se adapta a nuestras bien ensayadas y probadas Tradiciones.
No se está promoviendo esto como una alternativa a nuestras reuniones y publicaciones tradicionales, sino, tal vez, como un canal de comunicación, especialmente debido a que se dice que los jóvenes se sienten atraídos por esta forma de comunicación.
¿Estamos dispuestos a hacer todo lo que sea necesario? Se ha buscado solucionar diferencias intergeneracionales, e incluso conflictos, mediante el diálogo y solicitando puntos de vista y experiencias, en lugar de debatir sobre «bueno» y «malo», «correcto» e «incorrecto». ¿Habrá probablemente otras formas de alcanzar a los jóvenes que sean elegibles, pero que aún no saben de la Comunidad?
Una buena pregunta que podemos hacernos es justamente de qué soy responsable en esta amplia área para atraer y mantener a los jóvenes en AA. ¿Debiéramos, por ejemplo, cultivar amistades no alcohólicas de AA que pudieran efectivamente cantar las alabanzas de AA, de modo que tuviéramos una especie de explosión de interés por unirse a la Comunidad, como un Jack Alexander del siglo XXI?
Mi percepción del escenario de la bebida y los jóvenes en Australia es que éste está aumentado y que existen muchos más miembros jóvenes potenciales de AA en la actualidad. Si la experiencia mundial sigue este patrón observado, entonces ello ofrece enormes posibilidades y responsabilidades para atraer más jóvenes a AA.
La clave, creo, es la comunicación, y existen nuevas formas de comunicar que necesitamos considerar, si es que realmente aceptamos nuestra responsabilidad de ayudar al alcohólico que sigue sufriendo. La forma esencial de comunicación de persona a persona descansa en el corazón de la experiencia de AA. Quizá debamos considerar si ésta puede amplificarse mediante estas otras formas de comunicación.
En la esperanza de continuar esta discusión en la Comunidad, termino con la sugerencia de que los miembros de AA que se interesen por este tópico tengan reuniones especialmente dispuestas para considerar preguntas, así como las siguientes sugerencias.
¿Cuáles son las fortalezas, los buenos ejemplos y la experiencia que hemos tenido para atraer personas mayores, jóvenes y término medio a AA? ¿Hay algo que podamos averiguar de esas experiencias, que pudiera aplicarse a la atracción y mantenimiento de jóvenes en AA? ¿Qué oportunidades se abren para atraer a los jóvenes, al discutir estas preguntas? ¿Tiene mi grupo estrategias, actividades y planes de acción para atraer y retener a los jóvenes? Y si no, ¿qué puede hacerse en este sentido?
por
Pravesh A. — Sudáfrica
Mi nombre es Pravesh y soy alcohólico y un miembro de Alcohólicos Anónimos. Soy el delegado de segundo término de Sudáfrica y les traigo afectuosos saludos de la «Nación Arcoiris». Me siento honrado por la solicitud de compartir mis experiencias sobre el tema «Apadrinar a los jóvenes», especialmente porque una de las razones que retrasaron mi ingreso a AA fue que «yo era demasiado joven para ser alcohólico».
Cuando se me habló de AA, di tres razones por las cuales yo no quería pertenecer a AA. Primeramente, yo era demasiado educado; luego, tenía el prejuicio de pertenecer a AA y, finalmente —sí, adivinaron—, yo era demasiado joven para estar en AA. Mi Poder Superior tiene seguramente sentido del humor por pedirme que hable sobre los jóvenes en AA, bien a sabiendas de que mi motivo para no llegar a AA fue que yo era joven.
Mi edad era tan sólo otra forma de negación de mi alcoholismo. Este argumento se volvió superfluo cuando asistí a una reunión y conocí a un joven de 16 años, quien llevaba casi un año sobrio. Él no me hizo sentir motivado para que que me quedara en AA, y tontamente me fui —sólo para regresar unos catorce meses más tarde, completamente vencido—. Tristemente, también el joven que había conocido dejó la Comunidad y regresó muchos años después. Él lleva ya algunos años sobrio.
En la actualidad, el número de jóvenes que ingresa a la Comunidad va en aumento. Un buen porcentaje de estas personas tiene múltiples adicciones, y en muchos casos el alcohol es el menor de sus problemas. Muchos de estos jóvenes buscan la ayuda de casas de recuperación en donde se les mantiene por hasta catorce días y se les conduce a reuniones de AA. Muchas de estas casas de recuperación son administradas por alcohólicos en recuperación, miembros de AA. Asistir a las reuniones de AA es la única esperanza que se les ofrece a estos nuevos prospectos, y muchos de ellos disfrutan de las reuniones y del compañerismo. El problema surge cuando quienes los llevaron les piden que participen en la reunión, por ejemplo, leyendo la literatura de AA. Muchos de ellos no son alcohólicos y encuentran difícil de aceptar que debido a ello no pueden volverse miembros de AA.
Ha de recordarse que el único requisito para ser miembro «es el deseo de dejar de beber». Permitir que la gente se presente a sí misma en maneras distintas a como alcohólico manda un mensaje incorrecto, y puede atemorizar al verdadero alcohólico que en verdad pertenece a AA y que desea dejar de beber. Es importante que la unicidad de propósito de AA sea claramente establecida para cualquiera que busque el programa de AA, y que la calidad de miembro sea restringida a aquellos con un deseo de dejar de beber. También es importante que pedir a quienes pudieran tener un doble problema, que incluya el alcohol, que se limiten a compartir sus experiencias con el alcohol y la manera en que los afectó. En estos casos, pareciera que los aa. aa. que administran las casas de recuperación ponen escasa atención a las Tradiciones de Alcohólicos Anónimos. A quienes protegen los Legados de AA los etiquetan como «guardianes de las Tradiciones» a quienes no les interesa salvar vidas.
Recientemente en Sudáfrica, jóvenes aa. aa. se han organizado en un grupo: «South African Young Peoples in AA (SAYPAA)». Las reuniones SAYPAA se llevan a cabo en todas las ciudades grandes, y el número de jóvenes que asiste a ellas va en aumento. Una reunión semanal en Johannesburgo atrae a cerca de ochenta personas con una edad promedio de 25 años. La persona sobria más joven tiene 19 años. SAYPAA ha buscado regularmente el consejo y guía de miembros más antiguos, y busca orientación en la Oficina de Servicios Generales. Este enfoque maduro ha resultado en una interacción saludable y en que más jóvenes permanezcan sobrios. Una de las razones del éxito de SAYPAA es que los involucrados no se sienten por encima del apadrinamiento. Además, ellos conocen y respetan las Tradiciones de AA, y todas sus actividades se encuentran dentro de los parámetros de las Tradiciones de AA. La pertenencia a SAYPAA, bastante interesante, está abierta a todos los aa. aa. que sean jóvenes de corazón. Esto permite que los veteranos se involucren, asegurando con ello que el futuro de Alcohólicos Anónimos esté en buenas manos.
Hace algunos años, la Conferencia de Servicios Generales Sudafricana adoptó un proyecto llamado «A Vision for Youth». El intención era llevar el mensaje de AA a tantos jóvenes como fuera posible. Para alcanzarlo, las actividades de los portafolios de los diversos brazos de servicio se integraron para centrarse en la juventud. El proyecto no resultó en una afluencia de jóvenes hacia AA, pero ciertamente sembró la semilla de AA.
Al tratar con los jóvenes, debemos recordar que, cuando un joven nos lo pide, debemos siempre dar nuestra experiencia en lugar de nuestra opinión. Una actitud de superioridad «Yo lo sé mejor» es además de poca ayuda. Necesitamos ser un apoyo cuando se nos requiera, pero nunca jueces. Puede haber resistencia a lo que tengamos que decir. Eso está bien: sé cortés, afectuoso, atento, recordando siempre que eres el rostro de AA y que quizá el único Libro Grande que el prospecto leerá.
Esto es lo que se me dijo en aquellos primeros días. Se me introdujo a la manera de vivir de AA desde el mismo comienzo. Se me dijo que fuera a las reuniones de AA, que buscara a Dios, que trabajara en el programa y que ayudara a otros. A mis padrinos no les importaba que yo tuviera solamente 24 años. Mi edad no era el problema: el alcohol lo era, y yo tenía que lidiar con mi alcoholismo, tal como todos los alcohólicos tienen que. No existe un programa de AA diferente para los jóvenes. Lo único diferente es que comienzas a vivir una nueva forma de vida antes que la mayoría, siempre y cuando sigas las sugerencias. La solución de AA es para el alcohólico —joven o viejo—. Para cada uno de nosotros, lo primero es nuestro problema alcohólico: beber es morir. AA nos ofrece a todos una nueva forma de vivir.
A la Comunidad de Alcohólicos Anónimos:

Nuestros compañeros de Argentina nos hacen llegar el siguiente comunicado sobre la celebración de su próxima celebración en unidad:

Por intermedio de la presente, comenzamos a dar vida al fascinante servicio de nuestra *8va Convención "Internacional" de Alcoholicos Anonimos 2012 en Argentina*. La 8va Convencion y el festejo de nuestro 60 Aniversario de AA en Argentina, se realizán el 24 y 25 de Noviembre del corriente año. Quiera nuestro Poder Superior que podamos cumplir este servicio en unidad de propósitos, anteponiendo los "Principios: a las "Personalidades".
Compañeros:
Tengo el sumo agrada de dirigirme a Uds. para recordarles que todos somos parte de este gran festejo de AA en Argentina, y necesitamos de la colaboración de cada uno de ustedes. Mi trabajo como Coordinadora de Información Pública consiste en informar de las puertras de A.A. hacia adentro, con un único objetivo: *Solicitar la participación de todos los miembros de A.A. en nuestra 8va Convención Internacional 2012 y nuestro festejo del 60 Aniversario de AA en Argentina.*
Quiero destacar que esta convocatoria es para dar vida a nuestro mensaje, a través de la participación, porque nuestra comunidad es "INCLUYENTE" y no "EXCLUYENTE". Espero que ésta, sea recibida con el mismo entusiasmo con que fue hecha, porque entre todos lograremos fortalecer el servicio de Información Pública para nuestra 8va Convención y nuestro festejo del 60 Aniversario de AA en Argentina.
La Convención Internacional es de entrada gratuita el día sábado 24 de Noviembre de 9 a 20:30hs. El día domingo 25 de Noviembre tiene lugar el festejo del 60° Aniversario, con almmuerzo, el costo de la tarjeta es de $110-. Pueden comprar entradas online. Este Gran Festejo Espiritual se realizará en la Universidad Nacional de la Matanza, Florencio Varela 1903, San Justo.
Tenemos varios hoteles a disposición en la página web de Convencion si desean estar cerca de la Universidad. Hospedaje en el centro tenemos www.hoteltheloft.com.ar
Pueden informase a través de nuestra página web: <http://60aniversarioaa2012argentina.com/>
También tenemos como comité de Convención y 60 Aniversario un link en la página oficial de AA: *www.aa.org.ar*
Les ruego se comuniquen ante cualquier duda o pregunta!
Me despido como su servidora de confianza,
Felices 24hs!
Shirley B. Coordinadora de Información Pública de la Convención Internacional y los 60 Aniversario de AA en Argentina 2012 Cel. (011) 15 3544-5251
*A. A. *
*8va Convención Internacional *
*en Argentina 2012*
24 de Noviembre 2012
*60° Aniversario*
25 de Noviembre 2012
Universidad Nacional de la Matanza,
Florencio Varela 1903, San Justo

Comunidad de Alcohólicos Anónimos en México

Estimados compañeros:

Como miembros del Comité Vamos a la Convención, de la comunidad de Alcohólicos Anónimos de Chile, nos es grato saludarles y desearles que se encuentren disfrutando de las bendiciones de nuestro Dios junto a los suyos y, a través de estas líneas, informarles de la celebración de nuestra VIII Convención Nacional, a realizarse en Santiago, los próximos días 9, 10 y 11 de noviembre de 2012.

Sería  muy grato para nuestra Comunidad el poder contar con la participación de la comunidad de Alcohólicos Anónimos  de México, y que nos pueda ayudar a estrechar lazos y crecer aún más en nuestro caminar.

Si alguien desea participar, nos comunican para enviarles información sobre hotelería  y hospedaje. 


Informes en:  <m.machuca642@gmail.com>

Comité “Vamos a la Convención”

Oficina de Servicios Generales de AA en Chile

Integrante de Servicios Mundiales
de Alcohólicos Anónimos 


“Servicio: Responsabilidad de todos”

“2012: Uniendo esfuerzos por los que vendrán”.

Profile

Logo AA
aaint
Comité Internacional
Síguenos en Twitter

Latest Month

April 2014
S M T W T F S
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930